domingo, 21 de junio de 2015

Feliz solsticio de verano.







Según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional (Instituto Geográfico Nacional - Ministerio de Fomento), el verano de 2015 ha comenzado este domingo 21 de junio a la 18h 38m hora oficial peninsular, a las 17h 38m en Canarias. Esta estación durará 93 días y 15 horas, y terminará el 23 de septiembre con el comienzo del otoño.

El día 13 de septiembre se producirá un eclipse parcial de Sol que no será visible en España. En cuanto a los planetas, Venus empezará el verano muy brillante y siendo visible después de la puesta de Sol. Terminará la estación siendo visible antes del amanecer. Marte empezará a verse antes del amanecer a finales de julio, y Jupiter se verá inicialmente tras la puesta de Sol, y a primeros de septiembre pasará a verse antes del amanecer. Saturno se verá después de la puesta de Sol durante todo el verano.

La tradicional lluvia de estrellas de las Perseidas sucederá hacia el 12 de agosto y su observación será favorable por coincidir con la Luna en fase cercana a la Luna nueva.

EL INICIO DEL VERANO

El inicio de las estaciones viene dado, por convenio, por aquellos instantes en que la Tierra se encuentra en unas determinadas posiciones en su órbita alrededor del Sol. En el caso del verano, esta posición se da en el punto de la eclíptica en el que el Sol alcanza su posición más boreal. El día en que que esto sucede, el Sol alcanza su máxima declinación Norte (+23º 27') y durante varios días su altura máxima al mediodía no cambia; a esta circunstancia se la llama también solsticio (“Sol quieto”) de verano. En este instante en el hemisferio sur se inicia el invierno.

El día del solstico de verano corresponde al de mayor duración del año. Alrededor de esta fecha se encuentran el día en que el Sol sale más pronto y aquél en que se pone más tarde. Un hecho circunstancial no relacionado con las estaciones se da también en esta época: el día del afelio, es decir, el día en que el Sol y la Tierra están más alejados entre sí a lo largo del año. Es este mayor alejamiento al Sol la causa de que la Tierra se mueva más lentamente a lo largo de su órbita elíptica durante el verano (según la conocida como segunda ley de Kepler) y por lo tanto la duración de esta estación sea mayor que otras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario