sábado, 20 de febrero de 2016

El Huerto de Hinneni. Ficha informativa nº 2 Llantén




Conocido también como llantén mayor o llantén grande, tiene varias aplicaciones curativas.

Es antiinflamatoria, antimicrobiana y emoliente (del latín emolliens, -entis, que ablanda) por lo que se usa por vía tópica.


Las partes de la planta que pueden ser utilizadas para fines terapéuticos son las hojas, las flores y las semillas.

Las semillas poseen propiedades laxantes, debido a esto es muy útil el consumo de estas semillas para tratar casos de estreñimiento al tiempo que actúa como antiúlceroso, favoreciendo el peristaltismo intestinal. Se recomienda consumir 2 cucharadas al día de semillas en conjunto con una gran cantidad de agua. Además las semillas se utilizan como antiparasitario.


Las hojas y las partes aéreas de llantén se utilizan principalmente en afecciones como bronquitis y faringitis. Es muy bueno para tratar casos de tos excesiva o presencia de mucosidades.

Además, las hojas del llantén son muy buenas para tratar quemaduras, ya sean ocasionadas por fuego o por el sol. El modo de utilización para estos casos consiste en aplicar las hojas como cataplasmas sobre la zona afectada.
                                                                                                   
Posee propiedades hemostáticas y cicatrizantes. Buen remedio para las heridas, úlceras en la piel y manchas cancerosas se tratan con las hojas escaldadas y colocadas encima.

Igualmente para grietas, picaduras insectos, mordeduras, se coloca encima hojas machacadas ya que frena el flujo de sangre, tiene propiedades antibacterianas y acelera la reparación del tejido dañado (cataplasma).

La mejor forma de aprovechar estas propiedades es colocar una hoja de llantén bien limpia y remojada en agua sobre la herida a tratar.

Otra indicación sería el alivio de las hemorroides y ayuda a cicatrizar las fístulas anales así como para calmar el herpes zoster (uso externo).

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) aprueba su uso tradicional, para el tratamiento sintomático de las inflamaciones orales y faríngeas y la tos seca.
 
La Comisión Europea reconoce además su uso por vía externa, para las afecciones inflamatorias de la piel.


CONTRAINDICACIONES: No dar para administración oral a niños menores de dos años.

La planta de llantén, no genera efectos tóxicos, si es consumida en su estado natural. Es muy segura de utilizar. Las infusiones de sus hojas o la aplicación de estas sobre las heridas tampoco deberían ocasionar situaciones de intoxicación a las personas.

Sin embargo, existen casos en que el contacto de las hojas del llantén ha generado reacciones alérgicas, debido a esto se aconseja que al aplicar algún tratamiento en base a esta planta se esté atento a posibles reacciones que esto podría provocar.

¡Ojo! Los alérgicos al melón probablemente lo sean también al llantén. Tampoco es recomendable en embarazadas.

Las semillas del llantén no deben ser ingeridas en altas dosis, esto se debe a que poseen excelentes propiedades laxantes, y su consumo excesivo puede ocasionar malestar estomacal y fuerte presencia de diarreas.

CURIOSIDADES:

--Es una de las plantas medicinales más antiguas que se conocen, ya que se tienen algunos indicios de su uso en la Edad de Piedra.

--Llamada popularmente Hierba de las 7 venas o de las 7 costillas, Lengua de oveja u Oreja de liebre.

--También se le llegó a llamar “La medicina de la vida”.

--Para los anglosajones era una de las nueve hierbas sagradas.

--Era muy apreciada en toda Europa.

--La gente de campo la tenían siempre a mano pues machacadas era un remedio accesible y efectivo para quemaduras, heridas y picaduras de insectos.

--Encarnaba a un espíritu que regía el camino de los dominios de Hel, la diosa precristiana de la muerte.


--Sus semillas son muy apreciadas por los pájaros.


--Esta planta fue introducida en América por los europeos. Por eso algunas tribus indígenas la llamaron “la pisada del hombre blanco” ya que su resistencia a las pisadas es realmente alta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario